El Astrónomo Errante

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

El medio eclipse fantasma

E-mail Imprimir
Valoración: / 2
MaloBueno 

Después de levantarme a las 07,15 hs, una tempranez inusitada en mi, me dije -vale la pena el sacrificio por ver un medio eclipse de sol. Miré sospechosamente al cielo pero como era de noche, me dije, bah, luego seguro que va y nos guiña el ojo.

Eclipse 04/01/2011. Creditos: Kosmas Gazeas

Habíamos quedado un grupo de la AAM en la entrada del Planetario de Madrid, para disfrutar juntos de tan magno acontecimiento y allí fuimos llegando. Vicente se levanto a las 05 hs para llegar desde Montejo de la Sierra, (eso si que es amor a los temas astronómicos y lo demás es tontería).

A las 8,30 hs el Planetario bullía de adoradores del sol o del medio sol, padres, madres, tíos, tías, abuelos y niños pululaban por el hall, también había cantidad de cámaras de televisión que filmaban a los que llegaban, a las colas que se formaron para entrar, a las caras dormidas que llevábamos, Almu le dijo a uno de ellos- ni se te ocurra filmarme que no me he maquillado, el periodista salió pitando ante tal majestad.

La parroquia iba provista de cámaras, telescopios, trípodes, binoculares, láminas Mylar, polímeros y todo tipo de artilugios para captar el sonado medio eclipse (se eclipsaría el 49% en España, en el norte de Europa mucho más, creo que sobre el 60%), vaya suertudos!

Todo Dios se fue acomodando y el Planetario estaba a rebosar, alguno casi se duerme en esos butacones reclinados y súper cómodos y todos a soñar.

Como el medio eclipse salía ya medio eclipsado por el Este había que esperar a que subiera un poco para captarlo. Los chicos del Planetario tenían todo preparado y comenzaron a contarnos con pelos y señales, como se producen los eclipses parciales, anulares y totales los de sol, los de luna y ya.

César estaba subido en la torre del Planetario con todos los equipos de transmisión listos, enfocaba y desenfocaba a las nubes cerradas que no permitían ni el mínimo atisbo de medio sol. De pronto parecía que había un claro y todos: que viene- pues no, era un error en la óptica de captación. El tiempo de máxima estaba llegando y las nubes, cual telón de teatro, no se abrían ni a palos para dar comienzo a la obra. Uno decía: ¿ A ver, quién lleva la tramoya de ese teatro espacial? Otro contestaba: ¡Qué de comienzo a la obra ya! Y otros retrucaba: Pues vaya ínfulas se gasta el mini medio eclipse de nada, ni que fuera un eclipse entero!. Por poco nos amotinamos contra las nubes que en realidad era neblina densa y poderosa, tanto que ni el sol pudo con ella. Ya le vale.

César seguía enfocando la torre del reloj de la Asamblea en Vallecas y todos, ahhhh! pero del medio eclipse ni noticias. Así seguimos, de forma amena viendo nada, hasta que Asunción, la agradable y sapientísima directora del Planetario, nos comentó muchas cosas sobre los eclipses que muchos ya sabían y muchos más que no tenían ni idea.

Terminamos viendo proyectado en la cúpula el medio eclipse desde Israel por Internet, jo, que exótico!

Para consolarnos de la frustración, el Planetario, que tenía preparadas gafas especiales para el medio eclipse, decidió regalarnos una preciosa postal de la luna con todo tipo de explicaciones impresas que recibimos con sonrisas de oreja a oreja y salimos tan contentos.

Es lo que tiene el tiempo, que tu propones, preparas, arreglas, planificas y anticipas y el, como un crío mimado, decide jorobarte hasta el cielo. Menos mal que el sol, ya muy avergonzado por no haberse dignado salir, decidió no asomar después si no el motín seria seguro y los insultos se escucharían hasta en Israel.

Bueno amigos, será hasta el próximo medio eclipse que nos encontrará ya mayorcitos, por que tendrá lugar dentro de muuuuuuchos años y si encima se pone a fantasmear como este, pues apaga y vamos.

El grupo AAM, no se lo pensó más, se fue a desayunar en alegre montón, pan con tomate y jamón, huevos con bacon, rebanadas con aceite y tomate y el consabido chocolate con churros para darle en las narices al puñe medio eclipse fantasmal. Eso sí, nos lo pasamos genial.


 
Por favor regístrese o haga login para añadir sus comentarios a este artículo.

Usuarios conectados

Tenemos 1508 invitados conectado(s)

Usuarios registrados

Introduzca su identificación para acceder a los contenidos y funcionalidades reservados a usuarios registrados.

Lea nuestra Política de Privacidad

Si tiene problemas de acceso póngase en contacto con nosotros en info@astroerrante.com

Recomiéndanos

Google +1